¿Por qué es amarillo el Maillot del Tour de Francia?

¿Por qué es amarillo el Maillot del Tour de Francia?

El maillot del Tour de Francia es el más famoso del mundo y muchas otras carreras han querido, a lo largo de la historia, rendir homenaje a su amarillo otorgando el mismo color al ganador de sus respectivas pruebas. Sin embargo, no muchos saben el por qué se eligió el amarillo para vestir al ganador en París.

La carrera, que nació en 1903 y que en este 2013 celebra su 100 edición, decidió estrenar el maillot amarillo en el año 1919. Esa fue la primera vez que se vio al líder de la carrera portando ese color en una edición que suponía el regreso de la prueba ciclista más conocida del planeta tras el parón obligado por la Primera Guerra Mundial (1914-1918).

La idea de que fuera amarillo el maillot de líder se debe al homenaje que se quiso dar al color de las páginas del diario L’Auto (años más tarde se convertiría en L’Equipe). El primer ciclistas que se enfundó la preciada prensa fue Eugène Christophe, que aquel Tour ganó la primera etapa que transcurría entre Grenoble y Ginebra.

Además del color, otro distintivo del maillot son las iniciales que aparecen en el pecho de corredor: HD, que responden al nombre de Henri Desgrange, fundador de la carrera. Su firma (foto) se mantuvo hasta el año 1984 que fue eliminada para más tarde, en 2003, volver a aparecer en el maillot con motivo del centenario del Tour.

El maillot de ‘lunares’
Además del amarillo, el Tour también se distingue por otros maillots como el mítico de ‘lunares’, que sirve para premiar al rey de la montaña, cuya primera clasificación data del año 1933 (y que por cierto ganó el ciclista cántabro, Vicente Trueba, gran escalador de la época). Sin embargo, el singular maillot de lunares no apareció hasta 1975 y los colores se decidieron en base al patrocinador del premio, Poulain Chocolate. Años más tarde sería modificado. Desde 1993 hasta 2008 el patrocinador fue Supermercados Champions y desde entonces es Carrefour el principal espónsor.

El maillot verde
Aunque pueda parecer que es relativamente reciente, lo cierto es que su origen se remonta a 1953, que se otorgaba para premiar al mejor velocista. En los primeros años los ciclistas eran ‘castigados’ por no terminar en la primera posición, de tal forma que el que menos puntos tenía, recibía el maillot verde. Sin embargo, desde 1959, el sistema cambió al otorgar puntos por los primeros puestos de las etapas, con lo que el que más puntos tenía, se vestía de verde, color que se adoptó en base a la empresa patrocinadora, la casa de apuestas PMU. Lo normal es que sean los mejores sprinters del pelotón los que peleen por este color.

El maillot blanco
Este premio tiene su origen en 1968 pero la idea inicial era otra distinta a la que conocemos hoy en día. Con este maillot se determinaba el mejor corredor de la clasificación combinada, es decir, al mejor clasificado de todos en la combinación de tiempo, puntos y montaña. Era considerado, por así decirlo, como el ciclista más completo de todo el Tour de Francia. Pero en 1975 los organizadores quisieron cambiar este criterio y el blanco sirvió entonces para reconocer al mejor ciclista joven (menor de 26 años). Se trata de un premio que tiene bastante valor para los aficionados porque su vencedor suele consagrarse como gran promesa de cara a la general final de las siguientes ediciones.

marca.es

Te gustó? Compártenos en..Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page