Samuel del Valle: El hombre que hacía bicicletas

Samuel del Valle: El hombre que hacía bicicletas

 

Rescatamos este documental hecho a Samuel del Valle por Sebastian Villegas.

Y una entrevista realizada en 2009 por ©Los Sicarios.

 

 

Don Samuel, comencemos desde cero, ¿De dónde nace su interés por las bicis?

El ciclismo es una herencia familiar. Mi padre, Francisco del Valle, y mi tío Oscar “Lagartija” Quinteros, fueron grandes ciclistas, cuando el ciclismo era ciclismo. Ellos corrían en Santa Laura y

Campo Sport de Ñuñoa, que tenía un velódromo frente al nacional.

Ahí mi padre y mi tío fueron categoría campeón de Chile, cuando no existía aun un campeonato nacional.

Y su tío Quinteros ¿es de los Quinteros conocidos?

No, es mero alcance. De hecho mi nombre es Ernesto Samuel del Valle Quinteros, el primer nombre me lo ocupó Colnago y el último apellido los Quinteros, jajaja.

Pero además tenemos entendido que su padre fue quien le enseñó el oficio de artesano de marcos.

Sí, mi padre fue el primero en hacer un marco en Chile, lo hizo en 1918 y ya era de tubería Reynolds. En 1924 fue seleccionado para correr las olimpiadas en París, pero decidió no ir porque iba a nacer su primer hijo. Tiempo después mi padre dejó de correr y compró una mesa rectificadora de marcos Campagnolo, con gramiles, y un horno para pintura, todo en 120 pesos.

¿Buen precio en ese tiempo?

No, ¿está loco?, si la casa que quería comprar mi madre costaba 100 pesos. ¡Ella lo quería matar!

Chuuu…

En esa mesa Campagnolo hice mi primer marco y sigo haciéndolos en la misma mesa hasta hoy. El primer cuadro lo hice a los 15 años. Lo dibujé en el parrón de mi casa, repasé y repasé la geometría y de ahí a la mesa. Fue un marco de acero de serie Reinolds, soldado a tope (sin racores), hecho para Roberto González. Con ese marco, Roberto salió campeón americano en la especialidad australiana.

A él mismo le hice varios, porque a los dos meses los vendía y me pedía otro.

De ahí, ya a los 16 años tuve mi primer trabajo como mecánico en el taller de Don Manuel Almuna. Tiempo después trabajé durante 9 años en Automoto de Arica, luego en el de Talca, y ya luego otros 8 años de nuevo en Arica para Oxford.

¿Y nunca corrió?

Sí, corrí muchos años, pero corrí hasta casarme. No podía llevar copitas y medallas a la casa, así que decidí trabajar en el ciclismo para tener algo rentable. Ahora a mis 78 años llevo 57 años de casado, con 8 hijos y 2 son mecánicos, uno hace marcos.

Y sus años como mecánico en la Federación, ¿qué tal fueron como experiencia?

Bueno, trabajé 32 años para la Federación, así que gran parte de mi experiencia es de esa etapa. Fue un tiempo de muchos viajes, ya a los 19 años estaba en mi primer sudamericano en Uruguay.

Si la primera vez que fui a Europa estuve 40 días trabajando allá. Así conocí muchos países, y tuve la oportunidad de ver correr a los mejores. En ese tiempo la selección estaba en todos los sudamericanos, panamericanos y hasta campeonatos del mundo.

Como mecánico había que ir preparado para todo, porque todos los días eran días de reparaciones.

samuel_del_valle2¿Y en esa etapa alternaba, de alguna manera, su trabajo como mecánico de su trabajo como artesano de marcos?

Sí, además que el sueldo de mecánico en la Federación era bajo, por lo mismo me he mantenido haciendo marcos hasta hoy.

Aunque el trato con la Federación era atender siempre a la selección. El corredor ponía sólo la serie de tubos y se le cobraban sólo los insumos. Los marcos de la selección debían ser los mejores.

También les arreglaba los sillines Brooks, el B-17 estándar, el mejor. Les hacía un tratamiento de hasta 3 meses con grasa de vacuno y cebo de cordero al calor. Después de eso quedaban 100% impermeables.

Si en la Vuelta a Brasil, en la de Argentina, los chilenos eran los únicos que terminaban con el sillín como nuevo.

La pregunta cliché: ¿alguna anécdota de esa etapa?

Muchas… muchas, por ejemplo en el 74’ en Cali, Colombia, declaré en el aeropuerto que llevaba una bicicleta, tubulares y una bomba…

Oh, oh…

¡se desalojó la aduana entera por un bombín!

Jajaja…  Don Samuel, ¿qué hay de cierto en el mito urbano que varios de los mejores artesanos del mundo halagaron su trabajo?

Bueno, viajando tanto tuve oportunidad de conocer a muchos.

Richard Torment es muy amigo de Rossin y de Pinarello padre. Él en Italia me presentó a Rossin y a Tulio Cinelli, hijo. Los dos hablan algo de español (Cinelli es casado con una mexicana), y me preguntaron por dos marcos: el de Sergio Aliste que llevaba corazones calados en los racores, y había otra de Sergio Salas, un curicano, que llevaba tréboles, ambas como las De Rosa y las Colnago, pero bien hechito.

Me preguntaron cómo lo hacía… a mano po’, un hoyito, otro hoyito y lima. Ellos lo hacen todo en matrices, me dijeron que estaba loco.

Si yo he llegado a tener algo de fama es por esos detallitos. Yo estuve también con Masi, con Colnago y muchos de los mejores mecánicos del mundo, y volví desilusionado porque era todo industrializado. Lo que uno hace a sierra y lima allá lo corta una máquina. Un tipo hacía el triángulo principal con tubos listos en 50, 52, 54 y se lo pasa al otro que le pega la culata. El que hace la horquilla no sabe pa’ quien son, ni como pedalea, nada, está todo el día haciendo horquillas no más.

Salvo unos pocos, Rossin, por ejemplo que las hacen personales pa’ los grandes campeones,

pero no las que venden a público o sea que hay que tener currículum.

samuel_del_valleUsted sabe que muchos de los ciclistas urbanos nos matamos buscando un del Valle por ahí, ¿cómo podemos reconocer uno cuando lo tenemos al frente?

Yo nunca firmé los marcos, la única manera de conocerlos es por las terminaciones de los racores y un pequeño corte en “V” que le hago a las patas. Pero de quien sea, la calidad de un marco artesanal se nota al tiro, si el frente está deforme 2mm, la cola lo estará en 5cms., porque se prolonga la línea. Si usted pone la rueda trasera y ésta corre por las patas, centrada, es un buen marco.

La ciencia es rectificar, pinchar, se espera a que el frío lo contraiga, se vuelve a rectificar, pincha, se enfría de nuevo, rectifica y solda…

Si fíjese que yo durante harto tiempo trabajé los racores con diseños únicos, no entregaba ninguna bicicleta igual a otra, todo el tiempo innovando. Trabajé con todos los racores, aunque prefería el Cinelli. Últimamente he trabajado con microfusionados pero no me gustan mucho porque tienen baja tolerancia y se agrieta si le cambias los ángulos.

Incluso hubo un tiempo en que entregaba el marco pulido, sin pintar. Porque todo defecto que pueda tener el marco el pintor me lo tapa, o todo lo bueno que pueda tener el pintor me lo puede echar a perder.

Uff, un lujo… ¿Y la clave Don Samuel?

¿La clave?, la clave es que los marcos se deben hacer según la tipología física del corredor: longilíneo, brevilíneo y normal. Eso determina las medidas precisas de los tubos principales. La clave es geometría…

Incluso según la especialidad. No es lo mismo uno de persecución que uno de puntuación, la altura del motor y el avance de la horquilla son fundamentales.

– Don Samuel pide papel y lápiz. Pausadamente empieza a dibujar los ejes de un marco de pista, y se toma media hora explicándonos sus secretos: una clase magistral de geometría dictada por Samuel del Valle.-

Y para terminar, ¿Cómo proyecta al ciclismo nacional?

El ciclismo en Chile murió por sus propios dirigentes. La Federación se desligó de la organización de carreras y los clubes apenas pueden organizar sin auspicios.

Sabe usted que en ese tiempo se corría con las mismas bicicletas que ustedes usan ahora en la calle, a piñón fijo, no había freno, nada. Pero usted iba a la ruta, o al velódromo e iba a ver un espectáculo.

Se corrían todas las especialidades, si es un show ver una madison, una persecución.

Incluso se hacían las carreras de 6, 8, 12 y hasta 24 horas por equipos, cuando los corredores hasta pasaban haciendo piruetas en los descansos, uno se iba a ver el espectáculo en familia.

Si aunque tengamos el velódromo techado y de madera no reviviremos el ciclismo si no damos un show, como en Europa, que lo hacen con artistas incluso cantando entre carreras.

Yo creo que Chile tiene su potencial en la pista. Chile ha sido campeón panamericano en todas las categorías de pista, ¿y sabe por qué? Porque para ganar en pista hay que ser el más inteligente y el corredor chileno lo es.

-La tienda de bicicletas ya está cerrada. Don Samuel se despide dejándonos su dibujo autografiado. Bajamos pedaleando nuevamente por Vicuña Mackenna, pero esta vez con la certeza de poder al fin haber aprendido algo de boca de uno de los más grandes maestros del ciclismo nacional. Porque cuando el que sabe habla los que no sabemos nos callamos.-

Gracias Don Samuel.

Entrevista realizada en 2009 por ©Los Sicarios

Vuelta Chile: Entrevista a Samuel Del Valle, fabricante de bicicletas

Nota: Don Samuel del Valle falleció el sábado 28 de abril del 2012, a los 82 años.

 

Te gustó? Compártenos en..Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Tagged with: